¿Cómo educar? Pues con CURIOSIDAD.

Joaquín Ortega Herranz

Conferencias
-
El mundo del
niño

El libro
-
La edad invisible

PRENSA

Últimas publicaciones

Cuidados Naturales del niño - Joaquín Ortega
Crianza Consciente

Cuidados básicos naturales I Sagrario de la Peña

En la preparación de talleres de cuidados infantiles en los centros de El sitio de tu recreo, he contado en numerosas ocasiones con la gran…
La seguridad en la crianza - Por Joaquín Ortega
Crianza Consciente

La seguridad en la crianza

En ocasiones, al inicio de las charlas, lanzo a los asistentes la pregunta: “¿Qué es lo que quieres para tu hijo, para tu hija? Ante…
Los ritmos en la primera infancia - Joaquín Ortega
Necesidades básicas del niño

Los ritmos en la primera infancia

Ritmo, rumbo y rito De acuerdo con la experiencia acumulada en tantos años de trabajo en El sitio de tu recreo, hemos constatado que es…

“En esencia, la crianza consciente es a la vez un viaje y un ejercicio de introspección, es tomar la decisión de detenernos a considerar el cambio que supone incorporar un nuevo miembro a nuestra familia.”

Joaquín Ortega

QUIERO SABER MÁS

La crianza consciente

En plena celebración del 10 Aniversario de los centros dirigidos por Joaquín Ortega, descubre las bases de su proyecto educativo, único en España.

Observación

Observar desde la calma y la curiosidad, mientras juegan, mientras se relacionan con el mundo. Prestar atención a su modo particular de enfrentar los obstáculos, comprobar su reacción frente a los estímulos, atender a su esencia, a su historia.

Juego Libre

Libre, pero no por ello caótico. Desde el juego y gracias a él descubrirán las habilidades necesarias para enfrentarse al mundo, y sus especiales fortalezas que les acompañarán en el camino. Con nuestra guía, que no con nuestra dirección.

Acompañamiento

Acompañar es estar a su lado sin intervenir. Significa estar a su lado en el enfrentamiento sin acelerar la resolución, significa consolarles en el dolor sin mentir con respecto a la realidad del miedo. Ayudarles a crecer en quienes son, no en quienes nosotros queremos que sean.

Respeto

Observemos al niño o niña que tenemos a nuestro lado, no al que imaginamos como nuestro niño ideal, fruto de nuestras proyecciones, deseos y miedos. Respetemos su esencia, y todo irá bien.